El Pilates trabaja integralmente tu cuerpo-mente

Estadísticamente hablando, según la Organización Mundial de la Salud (OMS), 10% a 20% de los niños y adolescentes tienen problemas cognitivos (fuente)

Las afecciones neurológicas están ahí, y todas ellas necesitan de procesos de mejora.

Los desajustes neurológicos tienen motores diferentes y síntomas distintos. En mayor o menor grado, las enfermedades presentan alteraciones motoras y cognitivas como:

  • Disfunción del movimiento
  • Alteraciones de equilibrio
  • Debilidad muscular
  • Déficit de atención

Pensando globalmente en las alteraciones de postura, tono y movimiento, el Pilates puede ser de gran valía para mejorar, en diversos aspectos, la vida de las personas que sufren estos desordenes cognitivos.

La concentración, la centralización, la fluidez, la respiración, la precisión son principios que se trabajan con el Pilates.

El Pilates como un concepto de re-educación del movimiento ayuda en la mejora de las alteraciones motoras y en varios síntomas colaterales provenientes de estos déficits neurológicos/cognitivos.

La práctica precisa aumentar la cantidad de movimiento y su amplitud, para mejorar la capacidad de expansión de la caja torácica, mejorar el rango de movimiento articular, la estabilización, fortalecimiento, y facilitar las reacciones de equilibrio que, por fin, resultan en una mejora funcional.

El Pilates va a ayudar en el fortalecimiento global del individuo haciendo con que él recupere o mantenga el control funcional en sus actividades cotidianas y extraordinarias. ¿Conocías que esta disciplina lograba todo esto?

El Pilates mejora tu salud en muchos niveles

Diversos tipos de ejercicio pueden ser practicados para mejorar la salud. Pilates es uno de ellos. De hecho, si buscas una actividad que trabaje integralmente tu cuerpo-mente, el pilates es la respuesta.

Muchas investigaciones evidencian una mejoría significativa en los signos vitales, capacidad pulmonar, acondicionamiento físico, mejora de la vascularización y calidad de vida, además de proporcionar el trabajo del cuerpo-mente; reduciendo los niveles de estrés. Especialmente en personas sedentarias que empiezan a realizar un ejercicio en búsqueda de salud, o en personas mayores que requieran movimiento.

Foto de Jessica Monte en Pexels

 

Es utilizado como herramienta de prevención y de rehabilitación.

La respiración posibilita la activación del diafragma y reducción del uso de músculos accesorios de la respiración, propiciando una respiración consciente y armoniosa que va influenciar también en la reducción del estrés.

Esto favorece también los cambios de gases, mejora de la circulación periférica, mejora la fuerza de la musculatura respiratoria, y ayuda en el control de la presión arterial.

Además funciona para controlar factores de riesgo directos e indirectos relacionados a enfermedades cardiovasculares, como el aumento del perímetro abdominal, por el trabajo de fuerza correspondiente, que hace hincapié en la musculatura del powerhouse, incluyendo músculos de la región abdominal, pelvis y columna.

No se trata “sólo” de hacer ejercicio. Puede mejorar considerablemente tu vida, pues activa tu cuerpo para funcionar de mejor manera.

6 razones por las que deberías practicar Pilates

Es un error considerar que esta disciplina funciona (únicamente) para relajación o rehabilitación.

Foto de Gustavo Fring en Pexels

 

El pilates, al contrario que los ejercicios de musculación/hipertrofia, se centra en trabajar el cuerpo por igual, formando una misma unidad. Los ejercicios de pilates mejoran la fuerza muscular a través de un desarrollo equilibrado. La flexibilidad y la amplitud de movimientos articulares son también protagonistas.

Toma en cuenta un elemento muy importante: la respiración (que conduce el movimiento).

Entre los beneficios que te ofrece encuentras:

1. Aumenta tu flexibilidad

El pilates es una actividad donde los diferentes movimientos y ejercicios provocan el alargamiento de tus músculos y movilidad articular.

2. Mejora tu fuerza

Al realizar pilates, los músculos de tu cuerpo se fortalecen, especialmente abdominales, espalda y glúteos.

3. Facilita la respiración

A través del método de respiración de esta actividad mejorarás la circulación de tu cuerpo.

4. Mejora tu postura

Con el pilates aprenderás a mantener una posición higiénica de la espalda recta, fortaleciendo el core y recolectando la cintura escapular.

5. Mejora tu enfoque

Además del aspecto físico, se hace hincapié en el enfoque mental para controlar los patrones de movimiento precisos.

6. Aumenta tu energía

Con el pilates vas a conseguir mejorar tu circulación y respirar correctamente. De este modo conseguirás hacer de esta actividad un ejercicio más efectivo y conseguir ser una persona más energética.

¿Practicas pilates? ¿Cómo ha sido tu experiencia? Si quieres practicarlo, puedes conseguir mi libro “Tu Entrenador Personal”, publicado en España/Catalunya y Latinoamérica por @angle_editorial y #EdicionesBMéxico   (Haz clic aquí)