Metodo anti estrés: repite el mantra “Que les den”

Compartir es vivirShare on Facebook0Tweet about this on Twitter

Como reducir el estrés con ejercicio físico y respiración

Repetir mentalmente el mantra “Que les den” es ciertamente efectivo, aunque aún no dispongo de estudios científicos que lo avalen… Lo que sí puedo ofrecerte, también como solución para reducir el estrés, son herramientas fundamentales como la actividad física y la respiración consciente. Regálate un momento, unos breves minutos de lectura, respira, ahí vamos…

Modernidad estresada

Vivimos estrangulados por las prisas, el tráfico, los números rojos y las movidas de trabajo (que curiosamente siempre son urgentes). También están la familia, los niños, la pareja (o los “tinders”) y los (infaltables) eventos sociales . Tampoco escasean personajes inoperantes varios que se van cruzando en nuestro día a día y nos hacen perder el tiempo; nuestro bien más sagrado.

Sumemos a este panorama cotidiano, el protagonismo feroz en nuestras vidas de una pantallita de 5 pulgadas (a.k.a “el móvil” o “el celular”) con su infoxicación constante de mensajes, luces, ruidos, vídeos, audios y redes sociales (¡como marean Instagram y Facebook!). Añadimos la televisión, el fútbol, el telediario y las “noticias”. El cóctel está servido: estrés a palo seco.

Consecuencias e impacto actual

Las consecuencias del estrés son nefastas: problemas de sueño, tensión, migrañas, dolores de espalda, de cabeza, problemas digestivos, disfunciones sexuales, enfermedades cardiovasculares, patologías de la piel y la lista sigue…

Según estadísticas, el 84% de los habitantes de España sufre algún grado de estrés. Otras publicaciones sugieren que la tercera parte de los estadounidenses padece estrés extremo. Asusta.

¿ Qué es el estrés ?

Antes que entremos en materia, te explico un par de cosas sin muchos tecnicismos. El estrés es un mecanismo del organismo que involucra sistema nervioso y respuestas hormonales (destacan adrenalina y cortizol) que activan en un complejo sistema de defensa. Es a su vez, un desarrollo evolutivo del ser humano que se activa ante una alarma de amenaza o interpretación de peligro. Esta reacción nos ha funcionado durante milenios para sobrevivir ante situaciones de vida o muerte.

Antiguamente, este sistema de defensa se activaba en ocasiones extraordinarias, tales como el ataque de un animal salvaje o una pelea con otra tribu, por poner ejemplos.

Hoy en día,  debido al bombardeo de estímulos antes citado y las trampas propias de la mente moderna, padecemos de estrés sostenido y crónico, aun en ausencia de momentos reales de peligro inminente.

Cómo reducir el estrés

La fórmula para des – estresarte te la presento hoy. Tiene dos ingredientes que se relacionan mucho entre sí: ejercicio y respiración.

Esta temática la he desarrollado como cuerpo principal de mi última conferencia para Caixabank en Tenerife. Ha tenido muy buen feedback e impacto, así que voy a resumir mucho procesos fisiológicos y psicológicos para explicártelo ahora.

Actividad física

El deporte ataca los niveles de estrés desde dos factores: el mental y el fisiológico.

  • En cuanto a este último, el ejercicio chuta endorfinas, serotonina y dopamina a tope. Estas hormonas, químicas de la felicidad, son las encargadas de darnos esas sensaciones de bienestar, relax, empatía y buen rollito.  Además la práctica deportiva induce a la posterior activación del sistema nervioso para-simpático, el encargado de llevar a nuestro cuerpo al momento de descanso, de relajación (con todos los beneficios que esto conlleva).
  • A nivel psicológico, la actividad física, practicada a conciencia, con atención plena, nos aleja del ruido mental; del constante flujo de pensamiento que nos aqueja. La práctica deportiva silencia esa “vocecita” que te recuerda aquello que no has hecho bien, todo lo que te falta por hacer, que te plantea miedos, dudas y urgencias. Con el ejercicio, estarás, durante un buen rato, enfocado en tu movimiento, tus sensaciones, tu respiración, tu entorno y los requerimientos técnicos y ambientales de tu práctica.

¿El deporte ideal? Cualquiera que te guste y que practiques a consciencia y con atención plena, tal cómo te decía unas líneas arriba.

¿Cuantos días a la semana? Lo ideal sería no menos de tres.

Si tenemos que ensalzar algunas actividades físicas con el fin de reducir el estrés, sin duda estas serían el Pilates y el Yoga. Te explico todas sus cualidades, diferencias y el por qué en este otro post (clickea aquí).

 

Lo que no tienes que hacer cuando entrenas:

  • mirar todo el rato el móvil
  • hablar por el móvil o el manos libres
  • leer el periódico, la tele, cualquier revista o lo que sea mientras estás en la bici estática, la elíptica o la cinta de correr (hay gente lunática que lo haces, no seas uno de ellos)
  • agobiarte con lo tiempos, los resultados, las planificaciones: se hace lo mejor que se pueda. Preferibles 25 minutos patateros que no hacer nada
  • posar todo el rato, no lo hagas por favor, te distrae y fomenta un estereotipo lamentable. Al gimnasio o donde estés, a entrenar. Las monerías déjaselas a los monos.
  • mirar el móvil (ya te lo dije, te lo vuelvo a repetir por si no lo entendiste)

 

La Respiración

El arte de respirar, es un arma letal para el estrés. Una persona consciente de cómo respira es un ser libre de ansiedad o depresión. Tú, ¿alguna vez te has parado pensar en como estás respirando? ¿Respiras por la boca? ¿Por la nariz? ¿Respiras hacia tu abdomen o tu tórax? ¿Se mueve tu diafragma? ¿Tus respiraciones son profundas, entrecortadas o superficiales?

La respiración es mecánica; no tenemos que pensar para que suceda. Aun así es el proceso vital más importante: sin ella no hay vida. Sin Embargo, vivimos muy desconectados de la manera en que respiramos. Sencillamente no lo tenemos en cuenta.

Conectarte con tu respiración es el vehículo indicado para ser consciente del aquí y ahora. Es una herramienta de poder para controlar nuestras emociones. Te enseño entonces algunos recursos:

 

Ejercicio para reducir el estrés mediante la respiración consciente

  1. Encuentra un espacio de tiempo donde puedas abstraerte de todas tus actividades, aunque sea 5 minutos (un minuto también sirve)
  2. Siéntate en un lugar, preferiblemente en el que no tengas distracciones y puedas permanecer con calma, sin demasiados ruidos o estímulos
  3. Mantén tu columna erguida, en una postura cómoda, sin forzarla. La planta de los pies (descalzos mejor) en el suelo. Las manos juntas o sobre el regazo, relajadas. Alarga el cuello
  4. Cierra los ojos. Relaja el entrecejo. Relaja la lengua dentro de la boca
  5. Comienza a respirar profundamente por la nariz. Busca respiraciones completas. Toma todo el aire que puedas y expulsa todo el aire fuera. No fuerces la respiración; intenta que sea orgánica, equilibrada y sostenida
  6. Enfocate en llevar la respiración hacia el abdomen y la parte baja de tu espalda
  7. Mantén este flujo respiratorio durante unos minutos, de manera relajada y constante. Concéntrate solo en tu respiración. Te visitarán muchos pensamientos durante este ejercicio; no importa, es normal. Solo déjalos pasar y vuelve a llevar la atención a cómo estás respirando

Nota: este ejercicio es también meditar

 

Meditación para reducir el estrés

La respiración consciente, que nos lleva a la atención plena, es sinónimo de meditación. A veces esta palabra puede dar repelús, lo vemos como algo esotérico, pero en realidad tiene mucho respaldo científico.

Existen muchas maneras de meditar, cada una con sus recursos o sistema. Hay dos técnicas, sin embargo, que están teniendo renombre desde hace años. Estas son el Mindfullness y la Meditación Trascendental. Ambas, por el business que mueven, han logrado dar base y financiar numerosos estudios científicos que avalan los beneficios.

Algunos de los beneficios de la meditación:

  • Reduce el estrés y la ansiedad (link a estudio)
  • Induce el pensamiento positivo
  • Mejora la calidad del sueño y el descanso (link a estudio)
  • Mejora los niveles de cortizol
  • Induce a una mejor relajación mental y fisiológica (link)
  • Mejora los niveles de presión arterial
  • Mejora la memoria y otros aspectos cognitivos (link)
  • Mejora la función inmunológica de nuestro organismo (link)
  • Mejora la creatividad (link)

Aprender a meditar

Hoy en día hay muchos recursos al alcance, desde vídeos tutoriales en youtube hasta app´s específicas. Nombraré algunas:

o por ejemplo este vídeo:

 

 

Algunas citas sobre la respiración:

  • ” La vida no te está esperando en ninguna parte, te está sucediendo. No se encuentra en el futuro como una meta que has de alcanzar, está aquí y ahora, en este mismo momento, en tu respirar, en la circulación de tu sangre, en el latir de tu corazón. Cualquier cosa que seas es tu vida y si te pones a buscar significados en otra parte, te la perderás. ” Osho
  • ” La respiración es el gran volante vital. Es posible abstenerse de alimento sólido durante semanas, de liquido durante algunos días; pero privados de aire falleceríamos en unos pocos minutos. ”  Andre Van Lysebeth
  • ” La fuente más importante de los movimientos naturales es el poder de la respiración. ” Kisshomaru Ueshiba (fundador del Aikido)
  • ” La respiración es la primera acción que realizamos en la vida, y la última. Una respiración vaga e incompleta te acerca a la enfermedad. ” Joseph H. Pilates
  • ” Respiración consciente es libertad.”  (esta es mía 😀)

Otros tips para reducir el estrés

  • Dieta de hipo-conectividad: cuanto menos mires el móvil y otros dispositivos electrónicos, mejor
  • Dieta de hipo-informativos: el mundo no va a dejar de girar, ni tampoco es que estamos tan mal. Las buenas noticias no venden periódicos
  • Practica el silencio: busca momentos del día de absoluto silencio, sin radios, teles, ni conversaciones ni nada de ruido
  • Olvidate del fútbol, del Sálvame, de los realities, de lo que llevan los famosos, de Instagram, de Facebook
  • Baile, ríe y canta (en el orden que te apetezca)
  • Habla con tus personas de confianza. Cuéntales lo que te pasa, lo que te aqueja. ¡Para eso también están los amigos!
  • Más abrazos por favor. Estimularas la exitocina, otra hormona de la felicidad
  • Follar más. Sí, eso, lo que leíste. Cuando estamos estresados perdemos deseo sexual, somos más distantes, encontramos excusas, nuestra cabeza está en otra cosa… Lo dicho entonces.
  • Ayuda a los demás. Uno no está tan jodido cuando es capaz de ayudar a otros desinteresadamente

Conclusiones

Toda información se traduce en conocimiento mediante la acción. La práctica hace al maestro. Saber como relajarse, aprender a controlar y reducir el estrés, es también un ejercicio.

¡Practica con disciplina!

Si tienes alguna inquietud envíame un email a ahora@ferorpinell.com o bien deja un comentario en este post.

Puedes descargarte gratis la guía “7 Hábitos para evolucionar”en este otro link

*imágenes de Pinterest

Compartir es vivirShare on Facebook0Tweet about this on Twitter