El virus del sedentarismo, un mal que azota la cuarentena

Pandemia Times. Con el distanciamiento social pretendido en los cierres de instalaciones deportivas puede que evitemos estar en contacto con el virus. Pero nos encerramos con otro “virus” igual de peligroso: el sedentarismo.

Antes del confinamiento, alrededor del 50% de la población general no cumplía las recomendaciones de actividad física de la Organización Mundial de la Salud (OMS) y vivia una vida sedentaria, y esto puede desarrollar más de 35 enfermedades y trastornos crónicos. No ejercitarse constituye uno de los factores de riesgo de muerte prematura más importante en todo el mundo, que ya supera al consumo de tabaco, y está sólo por detrás de la hipertensión y el exceso de glucosa en la sangre (Fuente).

 

Informe “Termómetro del Sedentarismo en España” (2014)

 

Informe “Termómetro del Sedentarismo en España” (2014)

Por eso, este encierro es un reto aún mayor pues estamos más tentados a adoptar una vida sedentaria ¿Seremos capaces de combatir este mal para poder realmente proteger nuestra salud?

¿Cumples el tiempo recomendado de ejercicio?

Para mejorar las funciones cardiorrespiratorias, musculares, la salud ósea, reducir el riesgo de enfermedades, combatir la depresión, entre muchas otras cosas, la OMS recomienda 150 minutos a la semana de actividad de intensidad al menos moderada, lo que podría equivaler a caminar a paso rápido, incluyendo también dos veces a la semana ejercicio de fortalecimiento muscular.

Si ese tiempo lo convertimos a minutos diarios, corresponde a 30 minutos diarios de actividad física ¿Dirías hoy que los cumples?

Durante una jornada habitual, en condiciones normales, si duermes 8 horas y cumples esa recomendación, aún dispones de unas 15 horas y media para invertir en comportamientos sedentarios como ver televisión, trabajar en el ordenador, desplazarte en el coche, etc.

Hay momentos que nos permiten ciertos desplazamientos de poca intensidad, como ir a tomar un café, comentar algo con un compañero de trabajo, caminar hasta el bus, visitar una tienda… Pero toda esa experiencia está limitada actualmente. Y esos espacios flexibles pueden sumar las 15 horas antes mencionadas, sentados o incluso tumbados.

Los informes de la OMS, en su informe sobre el sedentarismo en España, indican que el coste económico es sin duda uno de los aspectos más críticos a la hora de analizar el impacto de un estilo de vida inactivo en nuestras sociedades, y esto debe suponer un importante motor del cambio asociado a promover un comportamiento activo, es decir, no puede seguir siendo un impedimento para realizar una actividad física.

El movimiento, una necesidad

El cuerpo NECESITA activar vías metabólicas para estar más sano. Un estudio publicado en la revista Diabetes Care, muestran como no utilizar la musculatura, durante periodos de tiempo prolongados a lo largo del día, provoca la alteración del metabolismo plasmático de las lipoproteínas y la glucosa debido a la inactivación de ciertas enzimas. Pero “romper” estos periodos de comportamiento sedentario activa estas enzimas y favorecen la actividad metabólica, aunque la intensidad de la actividad sea baja.

Lo recomendable es mantener un estilo de vida activo aún cuando estés haciendo menos vida fuera.

Pon música y baila, juega como lo hacías de niño (tal vez con tus niños!), cocina, estírate, camina. Muévete, aléjate de la pantalla, pasa tiempo de pie ¡Actívate! El virus del sedentarismo es igual de peligroso.

No empezar por miedo al fracaso

El “fracaso” no existe en el fitness. En realidad no hay punto final donde llegar. La clave es el proceso continuo. El ejercicio es de por vida. Como si fuera lavarte los dientes.⁣

Dejar la vida sedentaria no es fácil, lo admito. Pero si comenzaste un programa de acondicionamiento físico y lo dejaste o no te has sentido a gusto, NO PROBLEM. Quizás no era adecuado para ti, o quizás te faltaba información. El conocimiento es información llevada a la acción. Y luego repetir. El ejercicio debe ser una CONSTANTE en movimiento y en transición.

Si ves un programa que diga “12 semanas” u “8 semanas” en su descripción, realmente es un plazo de medición referencial, no es un fin.

Es posible que tengas objetivos en mente. Estupendo. Es ideal perseguir lo tangible en un lapso de tiempo. Las metas funcionan para darnos dirección. “La utopía sirve para seguir caminando” decía Galeano.


Incluso si no te consideras deportista, o si Educación Física en el colegio no era lo tuyo. El ejercicio físico es un componente de felicidad. Está ahí para ayudar a que tengas mejores sensaciones. Colocón for free y sin sustancias maliciosas. Un envase optimizado para que tu espíritu siga su búsqueda.

Asi que no evites ir al gym por temor a no saber qué hacer o a dejarlo.

No te detengas ante la idea de no poder hacer algunas poses de yoga.

Que aún no sepas cómo montarte en un PaddleBoard, no debe ser una excusa para no intentar SubPaddle Yoga & Pilates.

Si tienes la meta, el punto está en comenzar. Pero ¡ojo! No se trata de detenerse una vez que ves los resultados. Comienza y simplemente continúa. ⁣Para salir del sedentarismo, hay que estar comprometido a hacerlo para siempre, y te aseguro que una vez que lo hagas, no querrás volver atrás.

Algunas semanas serás más consistente que otras, y eso no solo está bien, ESO ES LA VIDA.