¿Vives el aquí y el ahora?

¿Qué tan difícil te es soltar? ¿Te cuesta mucho dejar de pensar en los “tengo que”? Overthinking dicen los anglos. La vocecita en nuestra cabeza que no para. Necesitas volver al aquí y al ahora.

Solemos vivir apresurados. Conjeturando. Muchas veces somos víctimas inocentes de nuestro estilo de vida. Impactos y estímulos que nos llevan en piloto automático.

¿Y cuál es el antídoto para parar? ¿Cuál es la fórmula para vivir en paz con unx mismx y lxs demás? Espiritualidad y neurociencia cada vez están más de acuerdo.

El lado derecho del cerebro necesita fluir más (intuición-creatividad) y el lado izquierdo merece menos protagonismo).

via GIPHY

 

Hay lugares que nos transportan. Hay personas que nos influyen. Hay prácticas que ayudan: meditar – contemplar – respirar – recitar – cantar – pintar – tocar música – hacer un deporte que te abstraiga.

Estar presente significa entender todo lo que está sucediendo, escuchar tu cuerpo, expresar tus ideas y emociones sin juzgar.

¿Cuántas veces tu mente se queda en modo bucle con algo que ya sucedió? ¿Cuántas veces has estado esperando una situación hipotética de futuro para actuar? En esos momentos de disuasión mental olvidas que estás aquí y que ESTE es tu momento de actuar, hoy.

Beneficios de estar enfocado en el presente

Nadie escapa de los factores externos: trabajo, estudio, familia, sociedad, política, etc. No los puedes evadir, pero sí puedes cambiar la manera como los manejas e interpretas.

Te pongo un ejemplo: cuando tienes muchas cosas que hacer en un día ¿Qué es lo primero que pasa por tu mente? <<Estrés>>.

Viviendo el aquí y ahora podrías poner toda tu atención en una única tarea hasta completarla, y hacer lo mismo con la siguiente hasta terminar todo lo que tienes pendiente. Y por supuesto, antes de poner manos a la obra, hacer una buena organización de estas tareas, objetivos y demás.

Estar presente requiere mucha practica, pero cuando lo logres mirarás las cosas desde un punto de vista diferente, con aprecio y agradecimiento.

via GIPHY

 

Enfocarse en el presente suena a una tarea sencilla, pero es algo común para la mente pensar en el pasado o el futuro. Pero cuando se vuelve una situación constante que invade tu día a día, puedes estar perdiendote estos 3 beneficios de vivir en el presente:

1. Te encontrarás a ti mismo: estar presente aquí y ahora evitará que pienses en más cosas de las que puedes adquirir o necesitar. Al saber que tu momento es ahora empezarás a vivir con más tranquilidad y menos estrés.

2. Estarás más cerca de tus metas: tus pensamientos irrelevantes no serán los únicos con los que conectarás. Teniendo un poquito de más atención en el presente te ayudará a aumentar tu productividad y creatividad para alcanzar el camino.

3. No más angustia: normalmente cuando no eres productivo te llega el sentimiento de culpabilidad. Pero es importante que sepas que la realidad está ocurriendo y así es en ese instante. No compares un momento con otro.

Mindfulness, la importancia de la atención plena

Quizás tienes la sensación de que no disfrutas el día a día; ya sea por estrés, preocupaciones, ansiedad, procesos personales, etc.

Es necesario tomar las riendas de tu vida. Una forma efectiva es practicando la atención plena, mindfulness. Con esta técnica, aumentarás tu capacidad de gestionar tus emociones, estrés, ansiedad y tristeza. También para enfocarte en el trabajo o estudios es muy útil.

Así que hoy te comparto algunas cosas muy sencillas que puedes hacer para estar mucho más atento en las cosas que ocurren en tu presente.

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida de Fernando Orpinell (@ferorpinell) el

El secreto del éxito

¿Cuál es la clave para conseguir resultados satisfactorios? ¡La concentración!

Sucede mucho que en el yoga, pilates o simplemente en el gimnasio tu cuerpo esté intentando dar lo mejor de sí pero tu mente esté en todos lados menos allí. Y eso es muy frecuente si estás pendiente de tu móvil, de las noticias, de las personas a tu alrededor… y no realmente en lo que estás haciendo.

Estás luchando por estar presente pero todas tus preocupaciones te llevan a realizar cualquier movimiento de manera mecánica, y no debería ser así. Sentir que solo estás cumpliendo con tu “obligación” de hacer una actividad saludable no te permitirá aprovechar sus beneficios al máximo.

Lo más importante con todo lo que hagas es realmente vivirlo y estar presente. Enfocarse en cada movimiento, flexión, respiración. Siente dónde están las tensiones, cuál es el límite de tu cuerpo, si realmente puedes dar más… Prestar atención es la clave para mejorar.

Y esto es cierto no sólo en el entrenamiento, sino en cada cosa que hagas. Siéntete libre de elegir la actividad que más te guste. Y recuerda mantenerte concentradx y presente en todo momento.

Si no sabes cómo mantenerte enfocadx, la meditación es una buena herramienta para comenzar.

La meditación es una guía para estar presente

La meditación es una gran herramienta para enfocar tu mente en el ahora. Meditando, aprendes a suavizar el ruido de tus pensamientos repetitivos o inútiles.

Al contrario de lo que quizás has escuchado, meditar no consiste en dejar la mente en blanco, pero sí en suprimir parte de la actividad de la mente. Tampoco se trata en dejar de pensar, sino en dejarse fluir. Entretener al lado izquierdo del cerebro para que el lado derecho del cerebro se recree.

Utilizar la meditación como una forma de estar presente te permite acercarte a tus emociones y que estas salgan a flote. De esta forma aprendes a no sentir temor hacia ellas, y a no rechazarlas. Aprendes a asumirlas como parte de ti, a identificarlas, y éste es el primer paso para comenzar a gestionarlas.

Si estás estancadx entre lo que pudo ser y lo que no fue, te perderás de grandes cosas que están sucediendo justo ahora. Meditando, podrás hacer de tu vida más plena, sana y feliz.